LA MAYORDOMÍA DEL CUERPO


LA MAYORDOMÍA DEL CUERPO


I. INTRODUCCIÓN

A. Realmente se habla y se predica muy poco acerca de la mayordomía del cuerpo.

1. Posiblemente, porque tenemos una gran tendencia a “espiritualizar” todo lo relacionado con la vida cristiana y, consecuentemente, sustraerlo del ámbito de la vida “real” y cotidiana.

2. Intentamos conocer qué es lo que la Biblia dice a nivel espiritual para ver de ponerlo en práctica, sin embargo, no siempre le prestamos la misma atención a las cosas que tienen que ver con la vida física, con nuestro cuerpo y todo lo relacionado con él.

B. La causa de esta espiritualización de la vida cristiana tiene que ver, como en tantos otros ámbitos, de la influencia que la filosofía griega ejerció sobre el cristianismo a través, fundamentalmente, de Agustín de Hipona y de Tomás de Aquino.

1. Los griegos establecieron una dicotomía –división irreconciliable- entre lo material y lo espiritual.

2. Consideraban todo el mundo material como intrínsecamente malo y el mundo espiritual como intrínsecamente bueno.

3. El cuerpo, malo por definición, era la prisión del alma, buena por definición.

4. Toda esta manera de pensar ha llegado hasta nuestros días donde seguimos, de alguna manera, viendo todo lo relacionado con la vida material como malo, en el peor de los casos, o sospechoso en el mejor de ellos.

C. Sin embargo, la enseñanza bíblica no sigue la tradición griega ni está en absoluto de acuerdo con ella. Veamos algunos datos que así lo ilustran:

1. La encarnación de Jesús. Juan 1:12 nos indica con total y rotunda claridad que Dios se hizo como uno de nosotros, se hizo carne y sangre, se hizo ser humano. Esta misma idea es reafirmada posteriormente por Pablo escribiendo a los filipenses en el capítulo 2 de su carta.

2. Desde el preciso momento en que Dios se convierte en ser humano, la vida humana y el cuerpo quedan elevados a un valor sin precedentes.

3. Otro detalle interesante es que el primer milagro llevado a cabo por Jesús, la conversión del agua en vino durante las bodas de Caná de Galilea, no tiene ninguna finalidad espiritual, sino simplemente permitir que una fiesta pueda continuar y no quede arruinada por la falta de vino. El punto que deseamos mostrar, es que Jesús da valor al placer y este está claramente relacionado con nuestra realidad física. No deja de ser digno de mención que Jesús fuera denunciado por los religiosos de su tiempo a causa de su tendencia a comer y beber, dos actividades relacionadas con el cuerpo.

4. Finalmente, no debemos olvidar que cuando se produzca nuestra resurrección esta no será en forma de espíritus puros sin ningún tipo de ligazón o relación con lo material. Antes al contrario, la Escritura indica que recibiremos un cuerpo, eso si, glorificado, pero cuerpo material. Pablo escribiendo a los Corintios y los relatos de las apariciones del Jesús resucitado así lo indican.


II. LA BASE BÍBLICA PARA LA MAYORDOMÍA DEL CUERPO

A. Hay muchos pasajes que hablan acerca de la mayordomía del cuerpo, pero vamos a utilizar como base fundamental el que hallamos en 1 Corintios 6:19 y 20

1. ¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios os ha dado, y que el Espíritu Santo vive en vosotros? No sois vosotros vuestros propios dueños, porque Dios os ha comprado por un precio. Por eso debéis honrar a Dios con el cuerpo.

2. De este pasaje podemos deducir tres cosas importantes relacionadas con el tema que nos ocupa: La propiedad del cuerpo, quién habita en nuestro cuerpo y cómo debemos usar nuestro cuerpo.


III. LA PROPIEDAD DE NUESTRO CUERPO

A. Pablo insiste en Romanos 12 versículos 1 y 2 que debemos cambiar nuestra manera de pensar para que de este modo pueda cambiar nuestra manera de vivir.

1. Vivimos tal y como pensamos. Es más nuestra manera de vivir refleja nuestra auténtica manera de percibir y entender la vida.

2. El gran problema que tenemos los cristianos es que “aún no nos hemos hecho a la idea” de que somos propiedad de Dios. Si bien es cierto que a nivel intelectual lo entendemos y hasta lo podemos repetir, a nivel de nuestra práctica cotidiana no está asumido. Los hechos así lo muestran.


B. La Biblia, como ya se ha mencionado con anterioridad en otros estudios relacionados con la mayordomía, indica que somos propiedad de Dios y que Él ejerce un doble derecho de propiedad sobre nosotros, por creación y, naturalmente por compra. No debemos olvidar las potentes palabras del apóstol Pedro cuando indica que hemos sido comprados en el mercado de los esclavos a un alto precio, tan alto como la sangre misma de Jesús.

C. Consecuentemente, el cuerpo que articula la posibilidad de mi proyecto de vida, no es mío, lo tengo en usufructo, me ha sido prestado y sobre el mismo, como sobre las otras áreas de mi vida, me será exigida mayordomía, me serán exigidas cuentas de la manera en que haya sido cuidado y usado.

D. Cuando algo ha sido dado en préstamo, se espera del prestatario un buen uso de lo prestado. Esto tiene implicaciones muy claras y prácticas acerca de cómo estamos tratando nuestro cuerpo y lo que se espera de nosotros en esta área.

1. Un régimen adecuado de alimentación. Todos sabemos los importantes riesgos derivados de una mala alimentación y cómo se aumentan las posibilidades de que enfermemos. No estamos hablando de seguir la dictadura estética de nuestra sociedad y convertirnos todos en anoréxicos vivientes ¡En absoluto! el punto no es la estética sino la salud y el cuidado de nuestro cuerpo. Véase 3 Juan versículo 2

2. Sueño y descanso adecuados. Sin duda, cada cuerpo tiene su ritmo y sus exigencias. El descanso de las actividades regulares de la vida está ordenado por Dios, el día de reposo, como parte del orden de la creación. No olvidemos que incluso los animales y hasta la misma tierra merecían el descanso y así lo prescribían las leyes levíticas.

3. Ejercicio. Algunos han utilizado 1 Timoteo 4:8 como coartada y justificación para no ejercitar el cuerpo. Es un ejemplo más del texto fuera de contexto. La sociedad en la que Pablo vivió no era en absoluto sedentaria. A diferencia de la nuestra, la inmensa mayoría, por no decir la totalidad, de los trabajos implicaban y exigían un esfuerzo físico. En este contexto Pablo hace su admonición a Timoteo. Contrariamente, nuestra sociedad se caracteriza por altos índices de sedentarismo y es de todos conocido el riesgo para la salud asociado al mismo.

4. Consumo de sustancias nocivas. Pablo afirma que aunque todo sea lícito, no todo conviene, que aunque todo sea lícito no debemos dejarnos controlar por nada. El punto no es fumar, beber, consumir café, drogas o cualquier otra sustancia. El punto es que cuando algo nos controla y ya no tenemos la capacidad de ejercer libremente nuestra voluntad. Lo que el apóstol menciona es la adicción y esta, puede ser de muchos tipos y de muchas maneras. Hay adiciones que tienen un vínculo emocional, otras son marcadamente físicas en sus efectos y consecuencias.

IV. LA HABITACIÓN DE NUESTRO CUERPO

A. El rey Salomón en su dedicación del templo de Jerusalén ya afirmó que Dios no habita en templos hechos de manos humanas y, continuó afirmando, que si el mismo universo no podía contener a Dios cómo se pretendía que el templo podría albergarlo.

B. El cristianismo es la única religión que no tiene lugares sagrados, únicamente tiene personas sagradas, y esas, somos todas.

1. Los lugares donde nos reunimos carecen de ningún valor o sentido sagrado, mágico y simbólico. Lo único que los hace sagrados es la presencia de personas sagradas en las cuales Dios habita por medio de su Espíritu.

2. Nuestro cuerpo es sagrado por el hecho de que se ha convertido en el lugar de morada del Dios a quien el universo no tiene la capacidad de contener.

3. Es por eso que cuando nos convertimos invitamos a Jesús a entrar en nuestro corazón, a vivir dentro nuestro.

C. La implicación que esta verdad tiene es evidente

1. Cualquier atentado contra nuestro cuerpo se convierte en un atentado contra el templo del Espíritu Santo.

2. Precisamente, es en el contexto de que somos templo del Espíritu Santo que Pablo en 1 Corintios 6: 19 y 20 advierte en contra de la inmoralidad sexual, ya que la misma es un atentado contra el lugar en que Dios ha decidido morar por medio de su Espíritu.

3. El cuidado de nuestro cuerpo es una exigencia para que el templo del Espíritu esté en perfectas condiciones que honren y alaben a aquel que mora en nosotros.

4. En nuestra sociedad hay un exacerbado culto al cuerpo fruto de una visión hedonista de la vida. No deja de ser triste que los cristianos, a menudo, cuidamos más nuestro cuerpo por la influencia social que exige una estética determinada que no por la enseñanza bíblica acerca de la mayordomía del cuerpo.

5. Otra implicación es el hecho de que cuando Dios vive en nosotros convierte en sagradas todas las dimensiones de la vida cotidiana, de la vida real. Se acaba la dicotomía entre las áreas sagradas y las profanas de la vida, todo es sagrado cuando es llevado a cabo en la presencia del Dios vivo y hecho con la motivación de darle gloria.



V. EL USO DE NUESTRO CUERPO

A. En el versículo que nos sirve de base para este estudio Pablo afirmaba que debemos honrar a Dios con nuestro cuerpo.

1. Honra es dar a una persona el reconocimiento debido a su dignidad o posición.

2. Pablo indica que nuestro cuerpo debe ser usado de tal manera que brinde a Dios el reconocimiento que merece. En nuestro caso sería reconocerlo como nuestro creador, nuestro Señor y además nuestro Salvador.

3. Pablo, escribiendo a los romanos, como hemos podido ver en la escuela dominical durante los últimos meses indica lo siguiente:

a. Por lo tanto no dejéis que el pecado siga dominando en vuestro cuerpo mortal, y os siga obligando a obedecer los deseos del cuerpo. No entreguéis vuestro cuerpo al pecado como instrumento para hacer el mal. Al contrario, entregaos a Dios como personas que han muerto y han vuelto a vivir, y entregadle vuestro cuerpo como instrumento para hacer el bien. Así el pecado ya no tendrá poder sobre vosotros, pues ya no estáis sometidos a la ley, sino a la gracia de Dios (Romanos 6:12-14)

b. Pablo nos habla de cosas de vital importancia acerca de la mayordomía del cuerpo:

(1) El pecado apelará a los deseos de nuestro cuerpo.
(2) Nuestro cuerpo es sensible al llamado del pecado y este encuentra en el cuerpo terreno al que apelar
(3) Nosotros podemos tomar la decisión de obedecer estos impulsos o, por el contrario, no hacerlo.
(4) Es decir, podemos ofrecer nuestros cuerpos como instrumentos al servicio del pecado.
(5) De forma contraria, podemos ofrecer nuestros cuerpos como instrumentos al servicio del bien.
(6) Mi cuerpo, por tanto, puede convertirse en un colaborador de Dios para la construcción de su Reino o en un colaborador de Satanás para la destrucción del plan de Dios

4. Pablo nos indica dos maneras prácticas en que podemos usar nuestros cuerpos como instrumentos al servicio del bien

a. En Gálatas 5:20-22, el apóstol habla del fruto del Espíritu, es decir, del carácter que Dios produce en nuestras vidas cuando permitimos su control como estilo de vida. Una de las manifestaciones de ese fruto es la templanza o dominio propio. Es decir, la capacidad de vivir según nuestros valores y no según nuestros deseo y/o impulsos.

b. En segundo lugar en 1 Corintios 9:24 -27, Pablo también habla de la importancia de poner nuestro cuerpo bajo disciplina, de controlar y aprender a decir NO a sus urgencias, deseos, exigencias y requerimientos. Hay un dicho que afirma, el cuerpo puede ser un gran siervo pero un terrible amo. Es verdad, y todos, en mayor o menor medida lo hemos experimentado.

5. El gran problema con los deseos del cuerpo es que cuando nos sometemos a ellos, tienen la capacidad de esclavizarnos tal y como Jesús afirma en Juan 8, todo aquel que hace pecado acaba convirtiéndose en un esclavo de pecado.

a. Es muy probable que todas las áreas de pecado enquistadas en nuestras vidas, aquellas de las que no podemos desembarazarnos, estén directamente relacionadas con hábitos del cuerpo. La práctica continuada los ha convertido en algo ya engranado en nuestro propio estilo de vida, algo que nos gobierna y esclaviza.


VI. PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN

A. ¿Qué has aprendido acerca de la mayordomía del tiempo?
B. ¿Qué cambios deberías introducir en tu vida a la luz de lo que has aprendido?
C. ¿En qué modo, de qué manera sería diferente tu vida si pusieras en práctica esos cambios?
D. ¿Qué barreras pueden impedirte llevar a cabo estos cambios?
E. Escribe tres metas que quieres conseguir en el área de la mayordomía del cuerpo.




btemplates

2 comentarios:

Javier dijo...

excelente tema me gustaria q ahondaran mas

María inés valle Abad dijo...

q bueno que se hable del cuidado del cuerpo pienso que en todos los colegios se debe insertar este tipo de temas =)